Quito –

La mañana de este viernes, y por quinto día, se reinstaló la audiencia de juzgamiento por el delito de lavado de activos, relacionado a la trama de corrupción que implementó Odebrecht en Ecuador, que se sigue en contra de Ramiro C., exgerente de transporte de Petroecuador, y los empresarios Gustavo M. y Vladimir S.

En este caso la Fiscalía acusa a los tres procesados de ser autores del delito de lavado de activos, pues existen elementos que señalan que habrían participado en la colocación, estratificación e integración de cerca de $ 80.000 llegados desde la empresa offshore Klienfeld, de propiedad de Odebrecht.

La jornada inició con la presentacion de prueba documental de parte de la Procuraduría, entidad que es acusadora particular en el caso, la cual no presentó testigos o peritos, pues se sumó a los presentados por Fiscalía hasta el día de ayer.

La diligencia se instaló a cinco meses de que Ramiro C. y Gustavo M. fueron sentenciados a seis años y 14 meses de cárcel, respectivamente, dentro del caso por asociación ilícita Odebrecht, en el que también fue sancionado el exvicepresidente Jorge Glas, su tío Ricardo Rivera, el exfuncionario de la Senagua Carlos V., y el empresario Édgar A.

Dentro del proceso por lavado de activos, la empresa Vladmau, de propiedad de Vladimir S., recibió hace unos meses un dictamen abstentivo de parte de la Fiscalía.

Inmediatamente termine la acusación particular, la defensa de los tres procesados iniciarán la presentación de su prueba testimonial, pericial y documental. Luego se dará inicio a la fase de alegatos finales y vendrá la resolución del Tribunal Penal que analiza el caso.